lunes, 4 de noviembre de 2013

Granada 1-2 At. Madrid 2-0 Athletic (J11-12) - Domando leones

Vale, si leen el título, puede parecer un tanto exagerado, pero quería unir en un mismo concepto las dos victorias que me dispongo a relatar. Si conectamos los leones del patio de La Alhambra y el archiconocido apodo de nuestro rival del domingo, tenemos la respuesta.

Salida de los equipos a Los Cármenes

Hace meses, tras ir al hospital por cosas de familia que no vienen a cuento, en una pista de fútbol sala que hay al lado, me puse a jugar con mi sobrino (16 años) del Atleti a meter goles de una portería a otra. Ganaba el que llegara antes a 10, los mismos años que le saco. Te podías acercar hasta la línea de medio campo para disparar, incluso podías presionar dentro del campo contrario para incomodar el tiro. Tras ver cómo el chaval se me empezaba a ir, le dije "te voy a ganar porque soy tu tío". Al final así fue. Pues bien, algo así es lo que pasó en Granada. El Atleti ganó un partido bastante igualado por los pequeños detalles, aunque realmente sin saber por qué. Porque es mayor que su rival y punto, con todo lo que ello conlleva.


Nuestra primera visita a Los Cármenes llegó en la temporada en que menos esperaba ir. De un día para otro. Pero el caso es que salió todo a pedir de boca. Pudimos ver casualmente llegar al bus rojiblanco, así como comprar algo del 'Graná' de recuerdo. Lo malo, lo mal indicadas que estaban las localidades. Al final, por querer ir en la zona visitante, las teníamos en una lamentable esquina a ras de suelo. Con sus ventajas también: la de estar en pleno meollo de aficionados colchoneros (bastantes y ruidosos), y ver sacar algún que otro corner a Koke, a Diego Costa sprintando por la banda así como el olor a césped más intenso. El problema de la escasa visibilidad en esa zona era que cada ataque nazarí parecía que iba a acabar en gol. Afortunadamente al poco tiempo se contuvo ese inicio mordedor del Granada y comenzó la labor incansable en pos de ganar. Aunque la verdad sea dicha, nos ayudó bastante la inocencia del jugador granadino que empujó a Villa, penalty absurdo, light, lo que quieran, pero lo era. Diego Costa no falló, pero para haberlo metido en la portería de seguidores del Atleti podían haberse ido a nuestra zona a celebrarlo joder... Yo si fuera futbolista tendría en cuenta esos detalles, pero lo importante es que fue gol, tras su último penal fallado contra el Celta. Lástima que un Adrián titular no cerrara el partido poco después. Entre tanto, un roce entre dos aficionados enemigos que no fue a más, bastante lamentable mezclar ideologías y retarse desde lejos. Y también lamentable escuchar "puta ETA, puta Zabaleta", aunque fueron tres o cuatro imbéciles, y "Diego Costa, no eres español", aunque fueron 300 o 400 imbéciles, que luego si marca en el Mundial lo celebrarán como locas. No por eso, sino por tener una mejor visibilidad, cambiamos de localidad en la segunda parte. Eso sí, al grueso de colchoneros se nos escuchaba como al que más. Por mí que no fuese...

Neptuno en la publicidad. Buen síntoma
Cazafantasmas que no pillaron a Villa ni Costa
La segunda parte, tras irnos a una zona más tranquila el partido también se tranquilizó aún más si cabe, y tras no lograr sentenciar en un par de jugadas claras, llegó otro penalty aún más claro. Que sí, que puede que la caída sea un tanto artificial, pero lo era. [Lucas Alcaraz eres gilipollas y en tu casa lo saben aunque no te lo digan.] Segunda pena máxima provocada por Villa, brindo con un té paquistaní con leche por él. Además, marcó su golito, que festejó con rabia. Nada hacía presagiar una reacción granadinista, pero en prácticamente la única llegada con peligro llegó el gol de Ighalo que le puso el toque de emoción que le faltaba al partido. La aletargada afición rival despertó y todo se complicó. Hubiera tenido cojones que empatasen al final... No fue así y la visita salió redonda, con ambiente Halloween muy logrado tanto en el campo como en el McDonald de al lado. Lástima la expulsión absurda de Filipe, que no podrá estar contra el Villarreal, aunque al menos parece que va apareciendo el David Villa real en nuestro equipo (sí ya sé que es una mierda de juego de palabras pero una vez se me ocurre algo difícil es que no lo escupa aquí).


Esa magdalena tiene una larga historia a sus espaldas

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Avanzamos en la semana hasta llegar al domingo, Calderón, nos visita nuestro padre futbolístico, el Athletic Club, equipos que se odian bastante sin tener en cuenta este remarcable hecho (fuera la política del fútbol por favor). Entrada y mosaico espectacular. Estos partidos, años ha, eran carne de fracaso, pero Simeone ha vuelto a darnos el empaque de décadas anteriores, lo que siempre fue el Atleti aunque yo no lo haya visto pero sí leído. No vi la primera parte, aunque se crearon ocasiones por doquier. En dos de ellas, cada una empezada por una banda, anotaron Villa y Diego Costa respectivamente. Es fundamental que nuestros puntas estén en estado de gracia para seguir el ritmo del Barcelona, que ya me empieza a dar asco en el más noble sentido de la palabra. 



La segunda parte, que la vi a ramarazos, me servió para corroborar la intensidad que le pone este equipo cuando quiere. Qué manera de presionar y buscar el balón como posesos "a pesar" de ir ganando. Aún asi, imagínense que marca Muniain en la única llegada del Athletic allá por el minuto 70... Hubiera sido un déjà vu de Granada, pero esta vez no hubo para más, y el partido terminó plácidamente sin repliegues y sin el Cholo teniendo que pedir a la gente que anime ante los desesperados intentos del enemigo por empatar.

Grande Tiago
Nueva victoria, y van 11 de 12. A raíz de este dato, hago mención especial a la Roma, que vio frenada su espectacular racha en la Serie A. Mis respetos para los de Totti (10 victorias seguidas e invictos!). Y nótese que estos nuevos triunfos atléticos fueron sin Arda ni Óliver en el campo, lo cual quiere decir que sin esas gotas de oro futbolístico para complementar a Koke también sabemos sacar adelante los partidos. La intensidad es nuestra arma principal, y eso va desde que Diego Costa vea una amarilla con 2-0 por protestar (totalmente asumible a estas alturas), hasta que Tiago y Gabi, pareja de capitanes mediocentros, bajen como flechas para entorpecer la jugada de Muniain que les hablaba anteriormente. Esta dupla se está consolidando con sólidos cimientos en la medular. Excelente el portugués en su enésima reválida y Gabi en su línea, absolutamente constante. Ah, y confieso que iba a criticar tímidamente la sutil endeblez defensiva actual respecto a partidos anteriores, pero es que con Simeone de entrenador hemos encajado goles en más de la mitad de partidos. Mejor me meto la lengua en el culo. Nos vemos en la Champions.

Igualito este mosaico que el de la imagen que inicia esta crónica...