miércoles, 23 de octubre de 2013

Austria Viena 0-3 At Madrid (CL) - La 19º sinfonía de Simeone

Gran recuperación rojiblanca tras el accidente ante el Espanyol. Infligiendo una derrota incontestable a un noble e inmaduro Austria de Viena. Qué bien le sienta a la profesionalidad de este equipo la Champions League... Todo ello en un mítico escenario como el Ernst Happel, del que fue tomada en directo esta exclusiva instantánea. En episodios anteriores vi al Atleti debutar en Europa ante el Zenit. Pues bien, allí conocí a una sevillano/extremeña/vienesa madridista doctora, que asistió al partido y me concedió este simpático favor :) 


Triunfo además, sin incertidumbre, porque pronto se puso Koke el traje de etiqueta para dar un pasazo que al que acudieron raudos Filipe y Raúl García. La jugada es legal a todas luces, aunque el latino comentarista de mi streaming tardó lo suyo en cerciorarse, y no hablo de desfase en la conexión.  Raúl, me duelen ya los dedos de tanto escribirlo, es un llegador neto y nato, de los mejores en esa faceta a nivel mundial, y no estoy ciego de nada. Tras el tanto se siguió viendo a un rival voluntarioso, tanto como su afición, que no cesó de alentar en todo el partido. Pero la falta de fútbol y de automatismos de los violetas (¿¿¿por qué llevaban esa equipación???) era evidente, y en una de las múltiples recuperaciones en el medio, Diego Costa, D19S, el lagarto, el dragón de Komodo, el que estaba cojo un día antes, arrancó cual Demonio de Tasmania para, no sin antes dejar al capitán rival haciéndose el muerto, definir ante Lindner. 0-2.

El FK Austria Wien, un equipo que apuesta por lo nacional, salpicado con un puñado de eslavos y un pivote australiano, que no austríaco, curiosamente llamado Holland, ofreció poco más que entrega y bisoñez. Nótese el cambio ofensivo poco después del primer gol. Aunque nos los puso de corbata con un remate de Hosiner que reventó el larguero. Me encanta el sonido cuando el balón golpea en él, créanme. Pero lo que realmente me la pone dura son las jugadas maravilla como el vals que ejecutaron Koke y compañía y que de haber terminado en gol hubiera sido tan bueno como éste. En la segunda parte, ya con Filipe retirado por lesión (en directo pensé que le habían dado descanso), y con un Insúa que se lió la manta a la cabeza para subir y centrar, Diego Costa, con guantes y camiseta de manga corta, seña de identidad de tantos cracks, marcó de nuevo. El resto sirvió para darle buenos minutos al Cebolla y Adrián, con RG8 de '9'. Tiago y el flamenco Alderweireld perfectos también durante todo el partido: los menos habituales dando la talla es lo mejor que puede pasar a este equipo. Y que Villa no jugase puede parecer alarmante, pero no lo veo nada mal, máxime cuando el astur ha jugado muchísimos encuentros hasta el final. A ver si hace lo que mejor sabe pronto, que falta hará...


Conclusión: triunfo autoritario ante un rival inferior, sí, pero que golear en Europa fuera de casa no es nada fácil, aunque en esta jornada el Chelsea, de la mano de un genial Torres, me ha querido dejar por embustero. Me alegro por él. Por Torres digo. Mientras, en nuestro grupo, la extraña victoria del Zenit ante el Oporto nos despeja aún más el camino, que parece claro hacia octavos, y muy posiblemente como primeros de grupo. Para ello, en la próxima jornada bastaría con que ganásemos en el Calderón al Austria y que empatasen en el otro partido. El crucero que dirige Diego Pablo fluye como el Danubio en la máxima competición continental, y en la liga tambièn, qué coño.