miércoles, 20 de febrero de 2013

Oporto 1-0 Málaga (Champions) - Donde tenemos que estar

No, no estoy loco, al menos no en este sentido, y tampoco se han equivocado de blog. Simplemente ví el partido y tengo mono de Champions, así que para hacer boca de lo que nos espera en teoría el año que viene, decidí garabatear algo sobre este a priori interesante Oporto-Málaga. El partido más importante de la historia de mi "segundo" equipo, junto al Antequera CF y otros pocos representativos de cada país. Ya que estamos, si fuera inglés sería del Liverpool, si argentino de Racing de Avellaneda, si italiano del AC Milan, si alemán del Eintracht de Frankfurt, y si fuera portugués, seguro que no sería del FC Porto, como siempre me ha gustado llamarlo. Estos cabronazos, a pesar de que nos vendieron al gran Radamel Falcao, nos echaron de las dos últimas ediciones de la Champions League que disputamos. En la 08/09 fue en la misma ronda que está jugando el Málaga: octavos de final. Recuerdo cómo empatamos en Madrid 2-2 siendo inferiores, y luego en Oporto tuvimos opciones pero al final 0-0. En la 09/10 ridículo en la fase de grupos y dos derrotas (2-0 y 0-3, con taconazo de Falcao included), aunque luego seríamos campeones de Europa League. Quien no se consuela es porque no quiere. Así que yo para consolarme de que aún mi equipo no va a jugar la Champions, aunque va por el buen camino, les cuento mis sensaciones de este duelo andaluz-lusitano y muy blanquiazul que fue este FC Porto-Málaga CF.


Del encuentro, como siempre que hago una crónica, poco que decir: partido físico y aguerrido en el que el Porto demostró que además de correr como animales saben jugar al fútbol y tienen las ideas claras ¡Qué velocidad y juego por bandas! Y encima el Jackson Martínez ese es una bestia parda, ¡cómo la aguantaba! La delantera que va a tener Colombia para el mundial va a ser de traca entre este, James Rodríguez (que apenas se le pudo ver) y Radamel Falcao, que por cierto, es la tercera vez que lo nombro. Es que le quiero mucho...

En la primera parte los lusos fueron muy superiores, si bien no tuvieron ninguna ocasión realmente clara. La segunda parte, como suele ocurrir en este tipo de partidos, cuando el que lo había merecido hasta entonces estaba más disperso, le llegó la recompensa que había buscado tanto. Gol de Moutinho con mucho tiempo por delante y justo cuando el Málaga parecía había despertado. Es en fuera de juego por cierto, que en la tele no me pareció pero que sí que es sin duda.



A partir de ahí casi hay que agradecer el resultado final. El partido terminó ahí. Ninguno de los dos técnicos, sobre todo el antiatlético de Pellegrini, hizo nada por remediarlo. El entrenador portugués hizo cambios de refresco para mantener la intensidad y por parte malaguista solo vimos al interesante Lucas Piazón entrar por un perdido Baptista y además a Portillo y Camacho por Joaquín e Iturra.  El chileno dio más leña que en todos los partidos de Champions que llevaba hasta ahora fijo. Pero una cosa digo, si el Málaga no hubiera sido tan contundente en ese tipo de jugadas defensivas (tremendo partidazo de Antunes) se hubiera traído para Andalucía tres o cuatro. Por suerte este es un equipo con hechuras y confío que remonte en la vuelta. Lo preocupante es que en esta ida europea no hizo nada de nada, no hicieron trabajar a Helton, que curiosamente, (la vida está llena de curiosidades), lo descubrí en un trofeo Costa del Sol entre Málaga y Vasco da Gama, hará ya unos diez años. También lo recordaba por comerse un gol de Forlán tras el que se le quedó esta cara ante el Atleti en la fatídica eliminatoria que mencioné antes. Una especie de Kameni, capaz de lo mejor y de lo peor, pero si al menos le tiras.

Por cierto, si no lo digo reviento: qué equipación tan horrenda llevaba el Málaga. Más fea que una fusión entre Mikel Roteta y yo recién levantao. Anda que me tiene contento el que diseña las equipaciones de fuera del Málaga. Merece fusilamiento en un paredón de paintball. Y eso que este año parecía que había dado en el clavo, pero no, la tercera es horrible. Donde esté la verde y morá que se quiten los demás experimentos. Otra cosa es que coincidiera demasiado con la equipación del Oporto, pero entonces ¿qué pasa también contra Espanyol, Deportivo etc.? Quizá este hecho influyó en el espeso partido de los malagueños ayer, todo influye...

Para concluir, a la afición del Málaga se le oía apoyar a su equipo nada más terminar el encuentro en Do Dragão, porque es que la vuelta para muchos ya ha empezado. Ahora a esperar un partido perfecto, porque como marquen ellos no me quiero ni imaginar, Livin' on a prayer...


¡Viva el Málaga! 
...y por si queda alguna duda tras tantas entradas de mi blog, o hay algún despistado 
¡FORZA ATLETI!


ANEXO: diez años después...

Como dice la canción de El Cantante, el Málaga, hace poco más de diez años ya visitó Oporto, pero no para enfrentarse al equipo que tiene en su poder dos Copas de Europa, sino a jugar unos cuartos de final de UEFA, hito histórico del club en esa fecha. El rival fue el extinto Boavista Oporto, que lo eliminó por penaltys. Recuerdo que el partido acabó a las tantas y el rebote que me pillé con esa eliminación, que fue bastante cruel con el Málaga. Oporto ciudad maldita tanto para Málaga como para Atleti a partir de ahora.
También poco más de diez años hace que no veo un partido del Málaga en La Rosaleda, pero en la vuelta de estos octavos de final allí estaré yo, que esto no se vive todos los días como para desaprovecharlo.