viernes, 3 de marzo de 2017

Haberlas hailas

Nueva noche de ovnis en el suelo de Riazor. Últimamente tenemos querencia a regalar goles a los gallegos, para darle emoción y eso. Tras un inicio prometedor, un mal saque de Oblack [sic] supuso que con la connivencia de Giménez y la ratonería de Andone (qué huevos tiene este cabrón) fuéramos por detrás en un partido controlado hasta el momento. Desde ese lastimoso gol hasta el descanso, el Atleti acusó sobremanera ese inesperadísimo golpe, y pasó a ofrecer una imagen borrosa y torpe, como si los jugadores se hubieran puesto las botas al revés. Ni siquiera el factor Thomas, lo más interesante en ese primer cuarto de hora junto a las subidas de Vrsaljko, siguió funcionando. 


La queimada del cholo en el descanso hizo que se enderezara la situación paulatinamente. Así llegó la doble ocasión que terminó en gol de Griezmann. Pienso que es un golazo y que Lux también tiene parte de culpa, pero quién leches se va a esperar un latigazo así. Lejos de echarse atrás, los de Mel se volvieron a acercar al área rojiblanca, pero la mejor la tuvo Torres, que soltó un tiro duro con el que Lux enjugó su 'error' anterior. No era ni mucho menos un dominio aplastante, pero la remontada era factible. Entonces, el fatídico lance de Fernando. Por si el partido no hubiera sido para olvidar, encima el susto del Niño. Cuando me levanté a mear por la noche ya leí un tweet que alejaba el peligro. Yo sabía que no iba a ser nada, a Torres nunca se le ocurriría. Eso no quita para que quedara una estampa peliaguda, que nos enseña lo ornamentado del fútbol de élite para lo realmente ridículo que es cuando ocurre un episodio así. No había más que ver a Giménez, al que ya sabemos de sentimiento a flor de piel, pero cuya reacción igualmente impactaba. Ida ya la ambulancia, quedaron siete minutos fantasma en los que nada pasó, al igual que en la clasificación. De la tercera plaza como que nos vamos olvidando, pero respecto a la Real, tras su cagada ante el Éibar en casa, aún seguimos a un punto. Ya mismo termina el segundo trimestre y no terminamos de arrancar, pero estamos vivos y la salud, vista la jugada de ayer, es un tema importante.