viernes, 21 de junio de 2013

España 10-0 Tahití (Confecup) - Las pequeñas grandes cosas

"¿Qué hace el BATE Borisov en la Champions League?" ó "No sé qué pinta Tahití en la Copa Confederaciones. Devalúa el torneo..." Razonamientos como este no van conmigo porque van contra el romanticismo futbolístico que defiendo a espada y capa. Una de las cosas que más me fascinan de este deporte, y del resto en general, es cuando por azar del destino se producen hechos inverosímiles, o enfrentamientos pintorescos y desiguales como el de ayer. Si el desenlace además es tan favorable a los nuestros y rodeado de tanta cordialidad, con el remodelado Maracaná como escenario, pues "enciende que no nos vamos".

Para empezar, como amante de la geografía que soy, decir que Tahití es un caso especial dentro de las selecciones de fútbol: no es un país como tal. Este equipo representa a la Polinesia Francesa, un territorio de ultramar de los franchutes. Debido a que se lo han ganado en el campo, (no como Brasil y en menor medida Italia), disputan este trofeo tras haber sido campeones de su continente. Por lo que se ve Nueva Zelanda no se tomó en serio la última OFC Cup pensando que sin Australia lo tendrían hecho. Craso error. Cayeron en semifinales ante Nueva Caledonia (la patria de Karembeu), pero luego fueron los rojiblancos tahitienses los que ganaron y sellaron su billete para Brasil. Con dos cojones. La suerte ha querido que se enfrentara uno de los equipos más amateurs contra una de las mejores selecciones de la historia en un torneo de ámbito mundial. Dos equipos en la antípoda uno de otro tanto geográfica como balompédicamente. Bonito eh? Ahora saldrá el típico lila a decir que no sabe qué pintan esos ahí. Pues para mí mucho. Fue uno de los partidos más llamativos que he visto en mi vida. No a nivel de juego evidentemente...


Porque supongo que por la falta de motivación inherente al rival, España salió acarajotada, si bien Torres abrió el marcador rápido. En ese momento pensé: "Ese tiro al primer palo si es contra Buffon ni se plantea meterla por ahí, seguro que hubiera metido un trallazo al muñeco, pero como es Tahití va como si estuviera en el patio de su casa". Es la misma reflexión que me asalta cuando con mi equipo de fútbol-sala algunos contrincantes los golean, y además de ser superiores ya les sale todo, y meten goles hasta con el culo. La suerte o la puntería te llegan cuando más suelto estás. Eso, y que al igual que Tahití somos muy malos, pero humildes eso sí. Cuando Fernando falló el penalty luego mi teoría se resquebrajó, pero ahí dejo mi idea por si alguien se siente identificado con ella.

Vaticiné un 6-0 con dos hat-tricks de Torres y Villa. Más o menos me llevé la pedrea en mi apuesta (pero otro colega dijo 9-0 y Silva le jodió el premio simbólico). Se alcanzaron los dos dígitos como solemos decir, y eso sin que España apretara el acelerador lo más mínimo. Pero, ¿y los pequeños detalles? Esos collares en la ceremonia de inicio, esos saludos nobles al principio y al final, el showman del portero de Tahití, la afición de todo un Maracaná con el más débil (que no insultando a España como se empeñaban en hacer ver en la tele). En definitiva hacen falta momentos como este de vez en cuando. Máxime en el fútbol, que es uno de los pocos deportes en los que los países pobres le ganan a los ricos, o los equipos peores más opción tienen de sorprender a uno que les supera en todo. Con Tahití y su actitud noble me sentí tremendamente identificado, y de tener acceso asequible a su camiseta, no duden que engrosará mi colección de zamarras de equipos que me gustan. Eso sí, mi siguiente objetivo es la de Diego Forlán con su selección. Ya haré un día un reportaje con mi lista de camisetas y la historia detrás de ellas...

A propósito de lo penúltimo, en el otro partido del grupo no tenía ninguna duda de que Uruguay vencería a Nigeria, pero no lo quise comprobar y lo dejé en el minuto 15 aprox. Además Forlán volvió a ser máximo goleador en solitario en su partido 100 con la Celeste. Un tío GRANDE.
Los partidos de la segunda jornada del Grupo A siguieron el guion establecido en el Brasil-México, no así en el Italia-Japón. Aunque que Japón plante cara me sorprende cada vez menos. Ojalá de aquí a poco sean alternativa real a los de siempre, porque a los candidatos africanos llevamos esperándolos muchos años y nunca acaban de llegar. Pero ojo! Que Nigeria ya nos eliminó una vez, y si nos gana por dos goles y Uruguay gana a Tahití estamos fuera de la Confecup. Y Japón ya nos ganó en los JJOO, y México le quitó una Confederaciones a Brasil en el año 99, y Nigeria eliminó a Brasil de Atlanta 96, y así podríamos seguir un rato. ¡Así que respeto por todos los equipos y que viva el fútbol! 


3 comentarios:

ÁnGeL R. dijo...

Buenas, se demost´ro la gran diferencia que hay entre ambas selecciones. No pensaba que España iba a hacerle tantos goles a Tahití. Gran noche de Torres y Villa. Saludos!
www.atleti1903.blgospot.com

Amor Sevillista dijo...

Os informo que ha dado comienzo la III Edicción de Premios "AMOR SEVILLISTA".
Espero tu participación.

Saludos.

wan dijo...

Buenas,

en primer lugar darte la enhorabuena por ofrecer información de calidad en tu página.

Te escribo para preguntarte si te interesa un intercambio de enlaces entre nuestros sitios.
Por mi parte tengo varias páginas de ámbito deportivo así como de apuestas.
Espero que estés interesado, escribeme a apuestasexpertas@gmail.com.

Un saludo y suerte en tus proyectos