lunes, 3 de abril de 2017

Los planes

¿Se han parado a pensar en la cantidad de elementos que influyen en los acontecimientos de nuestra vida? Desde el más banal al más crucial... Y hablando de vida ¿se han parado a pensar cuántos factores influyen en el transcurso de un partido de fútbol? Estrategias y esquemas planteados con mimo y dedicación. A priori buenos y que gozan de sus minutos de gloria, pero que se ven truncados por un penalty, una expulsión, lesiones, un tempranero gol en propia... y eso sin contar el estado de tino y ánimo de los futbolistas propios o, mucho peor, rivales. Cada partido hay decenas de puntos de inflexión, y a veces oportunidades para revertirlos. En cada día de nuestra vida hay también muchos de ellos. Lo mismo cobran vida en forma de flores en una cuneta que en champán desperdiciado en la administración de un pueblo perdido. No seré yo quien diga que la vida es como un partido de fútbol, porque no hace falta decirlo más veces.

La principal virtud de los éxitos conseguidos por este equipo es la de hacer que sus planes salgan bien. No importa lo torcidas o de cara que se pongan las cosas, se interpreta el mismo patrón de forma automática con la perfección que da la experiencia. Anoche en La Rosaleda hubo un guion que salió bordado, el del Atlético de Madrid. Y por mucho que lo hayamos presenciado más veces, yo no me canso, si a alguien le ocurre que mire el golazo del cero a dos o se ponga el partido contra el Sevilla. El Málaga, un rival casi siempre durísimo y correoso, este año carga con una defensa de chiste, alejadísima de la idea inicial, un ataque que no termina de arrancar y más desquiciados con los árbitros que el marcador de la tele cuando marcó el Atleti. Para eso llegó a Martiricos el pretendiente de Valderrama hace unas semanas. Les vi contra el Leganés y solo carburaron al final, pero el parón de selecciones les hacía más peligrosos. Y ayer el Málaga no lo hizo mal, pero cada uno de nuestros jugadores ejecutó su párrafo sin mácula. Incluido Torres, que con dos de sus trastabillamientos marca de la casa propició primero a Koke abrir el marcador de un igualadísimo duelo, y en el segundo tiempo a Filipe marcar con una tranquilidad pasmosa ante el desplome del bueno de Kameni. El Málaga no sabía qué había hecho mal y ya lo tenía casi perdido. La mejor de reducir que algo te joda es minimizar riesgos. Entonces le faltó tiempo al Cholo para poner el más vil de los cerrojos, pero el rival ya no creía, porque si es jodido remontarle al Atleti un gol, no hablemos de dos. Es lo que tiene crearse una reputación y un estilo, que es más fácil que salga todo. Al acabar el partido seguro que a Simeone se le puso el pelo blanco, dio una calada a un puro imaginario y murmuró: "Me encanta que los planes salgan bien". Resultado cojonudo en un campo difícil, encima poniendo aún más tierra de por medio con los vecinos de atrás. Pero ¿a qué mierda he sacado yo ese símil de los planes y el fútbol? Pues para dar pie a lo que hago siempre aquí, no lo olviden, contar mi vida por la cara:

  • Planes inesperados: resulta que en un concurso de Facebook, esa arma del diablo, le tocaron a mi cuñado del Madrid dos entradas para el partido. Decidieron, sabiamente, que fueran mis dos sobrinos, su hijo del Madrid y el primo, también sobrino mío, del Atleti. Y éste último, tras tantos sufrimientos y alegrías juntos, tras darme el coñazo con unas putas chaquetas que le pedí por internet esta semana, no es ni para decirme que va a ir al partido, algo sin duda especial para nosotros, como si me fuera a mosquear por no ir yo, que vivo en otro pueblo y además puedo ir cuando me salga de la polla lo negocie con mi pareja a un partido. Luego echó agua oxigenada a la herida diciendo que no se le había pasado por la cabeza. Guardada queda.

  • Planes que se tuercen: este finde se jugaban más derbis aparte del Liverpool-Everton y del Schalke-Dortmund. También en Málaga, el Atlético Malagueño iba a jugar contra el Antequera en el grupo IX de Tercera División. Tenía pensado ir, pero el vestido de novia de mi prometida resultó tener un desperfecto. La tienda esa solo abre los domingos, le dan cita para las 10:30, ergo me tenía que quedar con un renacuajo con rapado de hooligan y andares de Gerd Müller. Otra vez sería...
  • Planes con giro de guion: ...pero al final fue todo muy rápido, volvieron a tiempo, y aunque con la hora pegada al culo, llegué al estadio. Lleno hasta la bandera, medio pueblo allí. Además del 3-0 en contra, me llevé al oído lindezas por doquier hacia el árbitro dichas desde el presidente al último de la barandilla. Ello me recordó a los altercados que se han grabado últimamente en campos underground. Como si solo existieran esos y fueran brotes aislados... Además de constatar el poco respeto a los árbitros que se tiene cuanto más bajamos en la pirámide, me llevé una insolación considerable, única cosa que puedo hacer para parecerme a un guiri con apartamento en primera línea de playa. Rojiblanco por dentro y por fuera.

  • Planes futuros: No lo digamos muy alto, pero de momento, en la jornada 36, podré volver al Calderón. Ida y vuelta en el mismo día, y acompañando entre otros al mismo cabronazo que no me dijo que iba al Málaga. Lo conducido por lo servido será. No le invito ni a un paquete pipas.
Como hemos visto, no se puede planificar demasiado. Además, con tanto encorsetamiento y cuadriculismo, el fútbol sería tan aburrido como ver una cadena de montaje de la Bimbo. Por suerte o por desgracia la diosa incertidumbre siempre está ahí, golpeando a unos más que a otros y siendo imprescindible para disfrutar de esta mierda. 

2 comentarios:

Tomi Soprano dijo...

No sea usted muy duro con su sobri, hombre ... Fijo que no se lo dijo para que usted no se enfadase, sabiendo cómo tiene metido el veneno rojiblanco por sus venas.

Le juro que me acordé de usted y pensé: "fijo que Don Dami irá a la Rosaleda". Hasta mi hermano se lo dije y todo, pero bueno. Lo importante es que se ganó en un campo jodido, y frente a un equipo que siempre nos lo suele poner en chino, así que bienvenido sea todo.

Fuerte abrazo.

Dami Fernández dijo...

Al final no fui, me daba pereza porque he ido bastantes veces y aunque yo voy a ver al Atleti, el Málaga ya fue el rival al que vi en el Calderón este año. A Granada sí que quería ir...
Respecto al sobrino, todo arreglado si es que había algo que arreglar, pero no le viene mal un rapapolvo porque aunque es un buenazo también es un manipulador y un convenido de cuidao (la tara de haber coqueteado con el R.Madrid de pequeño).

Saludos cordiales!